Categorías
Actualidad Noticias Prensa

MEDIASET Y TVE SE ABONAN AL DISCURSO ANTIGITANO

La Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas, FAKALI, ante el controvertido y reiterado trato comunicativo dispensado tanto por TVE como por Mediaset (Telecinco) en sus últimas declaraciones sobre la ciudadanía gitana, posteriormente transmitidas en sus canales de televisión respectivamente, quiere manifestar lo siguiente:

1.- Denunciar públicamente el trato denigrante y constante que recibe la población gitana por parte de los medios de información, cuestión que en el caso de Mediaset viene reproduciéndose desde hace más de una década. Llevamos años sufriendo las consecuencias de los esperpentos de docushows emitidos en la citada cadena, como “Palabra de Gitano” o “Los Gipsy Kings”, que en el caso del segundo todavía hoy continúa emitiéndose desde la burla o la sorna, y que ambos tuvieron por parte de FAKALI un recorrido penal debido al maltrato sistemático por parte de los mismos con respecto a la población romaní. En la actualidad encontramos otros espacios televisivos pertenecientes a la misma cadena donde la cuestión gitana es tratada desde la banalidad o la grosería, y siempre desde actitudes completamente desfasadas que en nada representan a la totalidad de nuestro Pueblo. Sin ir más lejos, durante la pasada semana, y más concretamente el pasado miércoles día 3 de noviembre, el programa “Sálvame” volvió a protagonizar un nuevo espectáculo de dudosa calidad informativa en la que la adscripción étnica de una persona vuelve a ponerse de manifiesto para relacionarla con su presunta peligrosidad. Tras ella, los y las colaboradoras de la misma manifiestan abiertamente y en horario de máxima audiencia no sólo sus prejuicios antigitanos, sino también el desconocimiento acerca de la propia cultura gitana.

Ciertamente, la presentadora de este espacio, que versa habitualmente sobre la prensa del corazón, y ante las numerosas quejas expresadas en las redes sociales, pidió perdón al día siguiente, cuestión que ahonda aún más en la herida sangrante y antigitana en la que Mediaset lleva años hurgando, pues nos asalta la duda del resultado de este teórico arrepentimiento si no hubiera habido una respuesta contundente en las redes sociales. Mediaset no puede continuar posicionándose como una fábrica de prejuicios y mensajes de odio sobre una población compuesta por catorce millones de personas en el mundo. Coexistimos en una sociedad abierta, plural y diversa en la que los medios de comunicación no pueden vivir de espaldas a la realidad donde el racismo no puede tener cabida.

2.- Manifestar ante la opinión pública el rechazo que nos produce el trato dispensado por parte de TVE en dos ocasiones diferenciadas a lo largo de la pasada semana. El primero de ellos tuvo lugar a través del Canal 24 horas de Televisión Española, en cuyo espacio informativo de media mañana anuncia lo siguiente: “Los hechos se han producido en torno a las 10:20 de este lunes, en pleno Día de Todos los Santos, tras un enfrentamiento con armas de fuego entre dos clanes familiares de etnia gitana”. Durante el resto del día 1 y el día 2, el contenido se ha estado repitiendo cíclicamente, cuestión que a nuestro juicio vulnera todo tipo de contenido legislativo, ético y periodístico, cuando se cita de manera reiterada la adscripción étnica de un grupo sin que esta información adicional tenga algún tipo de utilidad ni aporte nada al contenido de la información, más que señalar y estigmatizar a todo un Pueblo.

Además de ello, el pasado 4 de noviembre, en el programa “Lazos de Sangre”, dedicado a la conocida familia Carmona, encontramos un trato diferenciador con respecto a otras protagonistas que han pasado por el mismo, volcándose directamente en las teóricas “costumbres gitanas”, citando incluso por parte de una colaboradora la importancia de un “patriarcado gitano”, cuestión que carece de sentido al no existir una especificidad étnica dentro del propio concepto patriarcal. El patriarcado no tiene apellido. Además, en ningún momento se le da la oportunidad a la población romaní de estar representada en espacios y tertulias en las que se habla de ella. Se visualiza y se normaliza así un trato distinto a los habituales del programa, poniendo el foco en la adscripción étnica de los protagonistas y sus “supuestas costumbres”. Estos hechos, para más inri, nos parecen especialmente graves cuando hablamos de una televisión pública que debe ceñirse estrictamente a las buenas prácticas comunicativas e incluso servir de ejemplo a empresas de comunicación que suelen incidir en la cuestión gitana por cuestión de negocio y para el mantenimiento de los prejuicios antigitanos ya conocidos.

3- Incidir en la idea del escaso rigor mostrado por ambas cadenas de televisión y la intencionalidad protagonizada por cada una de ellas, mientras que, por ejemplo, encontramos un nulo seguimiento de los casos de antigitanismo nacionales o internacionales, que pareciera carecer de importancia a merced de los acontecimientos. Hasta el momento no hemos encontrado absolutamente ninguna información sobre la muerte del joven romaní Nikos Sabanis a manos de la policía griega, por ejemplo, como también ocurriera con otros tantos romaníes en los últimos meses. Se trata, insistimos, de un verdadero drama, el de la brutalidad policial, que incluso será tratado en la sesión plenaria del Parlamento Europeo en Estrasburgo el próximo 23 de noviembre, y que sigue silenciado, sin embargo, por parte de los grandes medios televisivos.

4- Estudiar los métodos legales y sociocomunicativos de denuncia pertinentes para la movilización de los poderes públicos, en general, y el movimiento gitano, en particular, contra estas prácticas persistentes y discriminatorias que atentan contra la imagen, la dignidad y el honor de un Pueblo, insistimos, compuesto por catorce millones de personas, siendo la minoría étnica más numerosa de Europa y de España.